Complejidad y Gestión Sanitaria II. Redes Sociales.

Cuando vi en el programa del 6º Seminario Internacional "Complejidad y Gestión Sanitaria", organizado por o+berri, que se iba a hablar de Redes Sociales, inmediatamente pensé en facebook, myspace y demás familia. Me he acostumbrado tanto a asociar ambos conceptos que me vino bien escuchar al Dr. Pedro C. Marijuan.

Y es que las redes son lazos, lazos que son información. Para mantener lazos grupales, tenemos la conversación. Los primates utilizan el masaje o "grooming" para comunicarse. Sin embargo, en el caso de los humanos, por las limitaciones de tiempo y tamaño de los grupos, fue necesario que surgiera el lenguaje humano para poder comunicarnos. Asimismo, durante nuestra evolución como especie aparecieron otros nexos humanos para la cohesión grupal: la risa, el llanto, las expresiones faciales, la música, la danza... Cada forma de comunicación nos introduce unas pautas de excitación y relajación sensorial, por lo que la comunicación es similar a ese masaje o "grooming". (McLuhan, The Medium is the Massage/ Dunbar, Allman y otros Hypothesis of the Social Brain).

Por tanto, las sociedades humanas son de la información desde su origen, pero es con la aparición de la escritura y de los números cuando pueden surgir las sociedades complejas. Se crean fórmulas para la acumulación progresiva de múltiples clases de conocimiento (técnico, religioso, cultural, artístico, filosófico, científico...). Con ello se posibilita la aparición de nuevas clases de lazos sociales, débiles comparativamente, pero de mayor alcance e influencia. En esos enlaces que se forjan con extraños es donde se fueron a asentar los lazos del conocimiento científico.

La Ciencia inaugura un nuevo modo de pensar disciplinar, que acelera el crecimiento del conocimiento y la complejidad social con las sucesivas revoluciones científicas y tecnológico-industriales. Se calcula que hemos pasado de 3-4.000 disciplinas en los años '70 a cerca de 8.000 hoy día. Este sistema de organización a través de disciplinas tiene sus limitaciones: las disciplinas se solapan, se combinan, emergen interdisciplinas...

Necesitamos repensar el esfuerzo investigador, reorganizar el sistema de las Ciencias. Es necesario impulsar una Ciencia de la Información, que nos proporcione métodos integrativos para entender la comunicación, a todos los niveles.

En el ámbito de la construcción social de la ciencia, tendría por objeto analizar la yuxtaposición sistemática que se da entre los repositorios del conocimiento escrito (libros, artículos, la web...) y su validación y puesta en práctica por múltiples comunidades orales (grupos, departamentos, seminarios...). De esta tensión surge la innovación científica y un proceso comunicativo merecedor de estudio.

Actualmente, las neurociencias tienen un conocimiento parcial de cómo funciona el cerebro y de las repercusiones de los diversos factores fisiológicos, emocionales, cognitivos y sociales. La experiencia nos dice que el consumo masivo de medicamentos psicoactivos no mejoró la salud pública en los Estados Unidos. Lisa Berkman postula que deberíamos pensar en cómo se organiza el trabajo o en cómo organizamos nuestro mundo social antes que en prescribir medicamentos. ¿Por qué atraer a la población a los servicios de salud? Tal vez debiéramos crear otros espacios, volver atrás. La crisis en la que estamos inmersos puede ser la oportunidad de reinventar una vida social más cercana a la persona.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Si te apetece, deja un comentario.

Related Posts with Thumbnails