Facebook seguirá ahí cuando hayamos muerto.

Nunca había pensado en ello hasta que he leído este artículo de la revista Time: How to manage your online life when you're dead.

Nuestra manera de guardar los recuerdos ha cambiado con la incorporación a la vida cotidiana de espacios como facebook, myspace, flickr, o el uso de blogs. Ya no utilizamos pesados álbums ni escribimos diarios. Ahora, compartimos nuestras fotos y pequeños pedazos de nuestra vida en la red. Nuestros recuerdos están en un servidor y continuarán "colgados" cuando nosotros ya no estemos.

¿Cómo pueden recuperarlos aquellos que quieran conservarlos? Facebook ha creado un estado especial para los perfiles de los fallecidos en los que se eliminan las actualizaciones y la pertenencia a grupos. Los amigos continúan teniendo acceso a ellos y tienen la posibilidad de seguir dejando comentarios. Por su parte, los familiares pueden solicitar que el perfil sea eliminado.

Flickr mantiene las cuentas, pero tienen el detalle de no mostrar a los familiares y amigos aquellas fotos que han sido marcadas como privadas. Hotmail y Gmail solicitan una "prueba" de muerte" y de relación con la persona en cuestión antes de copiar en un CD todos los e-mail enviados del fallecido al solicitante.

Ha surgido todo un nuevo negocio alrededor de este asunto: algunas firmas custodian archivos y mails para ser enviados tras la muerte. Correos digitales desde ultratumba.

Próximamente en los testamentos figurarán las últimas voluntades sobre qué hacer con nuestra vida online. Vaya tarea.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si te apetece, deja un comentario.

Related Posts with Thumbnails