El coach: ese gran desconocido.


¿Os ha pasado alguna vez que tratáis de explicarle muy torpemente a alguien un concepto y luego llegáis a casa, encendéis el ordenador y encontráis un artículo que habla exactamente de ese tema? Y entonces piensas: "¡ya podía yo haber leído este post ayer! ¡La de balbuceos que me habría ahorrado esta mañana!" Pues a mí me ha ocurrido hoy con el coaching.

Un cuarto de hora para tratar de explicar que el coach no es un profesor particular y no da respuestas ni dice al coachee lo que tiene que hacer y ahora me encuentro en "Optima Infinito" con esto:

Se tiende a confundir la figura del coach con la del mentor, en el sentido que se espera que el coach transfiera ciertos conocimientos y habilidades a su cliente.

Sin embargo, según la ICF, “coaching es la colaboración con clientes en un proceso creativo y generador de ideas que les ayuda a maximizar su potencial personal y profesional“.

Un coach profesional está preparado para escuchar, observar y personalizar su enfoque en función de las necesidades del cliente, intentando obtener del mismo las soluciones y estrategias necesarias, ya que parte de la creencia firme de que el cliente es creativo y cuenta con recursos necesarios para alcanzar sus objetivos.

El trabajo del coach profesional consiste de hecho en prestar su apoyo para mejorar las capacidades, los recursos y la creatividad que ya tiene el cliente. Un coach profesional no dice a nadie cómo debe gestionar o encauzar su vida, ni tampoco qué debe hacer o dejar de hacer.

Dar consejos implica, por una parte, asumir que el coach conoce la situación mejor que el propio cliente y, por otra, que el coach tiene derecho a dirigir la vida del mismo. Ambas asunciones violan los principios básicos del coaching, por el cual el cliente es el único dueño de sus actos. Un coach profesional puede como mucho sugerir ideas si es conocedor de la materia, pero dejando siempre decidir al cliente.

Las respuestas no permiten que el cliente aprenda por sí mismo. Por eso, aunque dar respuestas puede ser la forma más rápida y sencilla de obtener resultados a corto plazo, genera dependencia del coach e impide que el cliente sea capaz de alcanzar resultados por sí mismo a largo plazo.

El objetivo último de un buen coach profesional es que su cliente sea, al final del proceso de coaching, capaz de seguir generando y logrando objetivos por sí mismo sin necesidad de un coach.


Bueno, me lo apunto aquí para otra ocasión.


1 comentarios:

  • El blog optimas Infinito es muy bueno para temas de productividad personal, coaching, etc. Y su autor es un gran tipo (me lo encontre en un encuentro de tuiteros!).

    Saludos!

Publicar un comentario

Si te apetece, deja un comentario.

Related Posts with Thumbnails