La importancia de llamarse Ernesto.

El Hospital de Cruces publica todos los años la lista de los nombres de los bebés que han nacido en el centro. En 2009, los nombres más populares han sido June, Uxue e Izaro para las chicas y Ander, Jon y Unai en el caso de los chicos. (Podéis consultar la lista completa aquí).

Hace unos años, los padres, simplemente, elegían para sus hijos el nombre que dictaba el calendario a través del santoral o continuaban con la tradición familiar de asignar al recién nacido el nombre de la madre o del padre. Ahora, sin embargo, la decisión se nos antoja primordial y buscamos sin cesar el nombre perfecto para nuestra futura criatura.

Y es que parece probado que nuestro nombre desempeña un rol fundamental en definir la manera en que nos vemos a nosotros mismos y, sobre todo, en cómo nos ven los demás. Además, también dice un montón sobre las personas que lo escogieron para nosotros: nuestros padres (y su nivel sociocultural).

El pasado año por estas fechas, me llamó la atención este artículo de la revista TIME con un título tan sensacionalista como "¿Puede tu nombre convertirte en un criminal?" En él se hacía referencia a un estudio publicado en Social Sciencie Quaterly, por el que se había determinado que los adolescentes con nombres impopulares tenían más probabilidades de vérselas con el sistema de justicia juvenil.

Por supuesto, el nombre no es el responsable del crimen y la manera en que la gente reacciona ante él es sólo otro factor a tener en cuenta. Lo que sí pueda tener mayor influencia es que los niños con nombres menos populares, según este estudio, tienen más posibilidad de vivir en familias monoparentales y de tener menos dinero. Además, esos mismos niños pueden encontrar más difícil conseguir trabajo por el estigma negativo asociado a su nombre (en el artículo se da el ejemplo de nombres afro-americanos, como Kareem).

Sólo son probabilidades determinadas a través de extrañas ecuaciones. También existe la posibilidad de que llevar un nombre impopular te haga más fuerte, al tener que superar más burlas que la media. Nunca se sabe. ¿Acaso no hay por el mundo un señor bastante popular llamado Barack?

¿Influirá de alguna manera a estos niños nacidos en 2009 llamarse Jon, Ahmed, Jorge o Yi Xuan? ¿Y a las niñas tener nombres como Uxue, Lucía, Zainab o Ainara Gabriela? ¿Nacemos todos libres e iguales?


2 comentarios:

  • nenaaaaaaaaaaaaaa!
    me ha encantado el post!!!!
    se lo voy a enseñar a mi gordo a ver que me dice!! la importancia del nombre para los nenes!!
    yo sigo esperando que me hagas tia con una C....!!!
    un muxu

  • Es verdad lo que dice el texto yo me llamo Domingo y era un delincuente y desde que pegué a unos cuantos me tranquilice, cuando era pequeño no pasaba nada pero luego los mayores se dieron cuenta de que habia dias de la semana y que hice sorpresa ser un delincuente me tenia que ganar el respeto y lo sigo pensando. LOS QUE HABLAN SIN NO HABER TENIDO UN NOMBRE RARO ANTES DE SER ADULTO NO TIENEN VALOR SUS OPNIONES 110% ASEGURADO

Publicar un comentario

Si te apetece, deja un comentario.

Related Posts with Thumbnails