Las células femeninas.

Imaginemos que hay una célula o, mejor, un grupo de células que residen en el interior de cada uno de nosotros. Llamémosles "células femeninas". Imaginemos que son esenciales para la evolución de la especie y la continuidad de la raza humana.

Ahora, imaginemos que en algún punto de la historia un grupo de personas poderosas invirtieran sus esfuerzos en controlar esas células, en oprimirlas, en reinterpretarlas para hacernos creer que son débiles y que es necesario erradicarlas y destruirlas. Actúan así aunque esa célula sea esencial para alcanzar el equilibrio y la sabiduría.

Imaginemos que esa "célula femenina" es la compasión, la empatía, la pasión, la vulnerabilidad, la apertura, la capacidad de asociarnos y relacionarnos, la intuición. Entonces entenderemos la atrocidad que ha supuesto para hombres y mujeres intentar acabar con esa parte emocional que todos tenemos.

Somos seres emocionales. Es así. Admítelo y grita con Eve Ensler y conmigo: ¡Me encanta ser una chica!






0 comentarios:

Publicar un comentario

Si te apetece, deja un comentario.

Related Posts with Thumbnails