¿Internet nos hace más listos o más tontos?

Regreso de mi retiro veraniego con esta cuestión que quería plantearos desde que George Siemmens nos la planteara en su blog hace algunas semanas, a raíz de dos artículos publicados en el Wall Street Journal defendiendo tesis contrarias. 

Por un lado, Nicholas Carr, sostiene que internet, con sus constantes distracciones e interrupciones, nos está convirtiendo en pensadores dispersos y superficiales. La riqueza de nuestros pensamientos, de nuestros recuerdos, se basan en nuestra habilidad para centrarnos en una cuestión y mantener la concentración. Sólo cuando nos fijamos en una nueva pieza de información somos capaces de asociarlos significativa y sistemáticamente con el conocimiento ya asociado a la memoria. Gracias a la red, nos estamos convirtiendo en simples unidades de procesamiento de señales, que enlazan rápidamente bits de información inconexa, para luego olvidarla rápidamente.

Por su parte, Clay Shirky, argumenta que la conexión que nos proporciona internet nos permite aprovechar del superávit cognitivo generado por aquellas personas que invierten su tiempo libre en aquellos temas que realmente les importan (en lugar de ver la televisión). Por su puesto, al aumentar el número de comunicadores, la calidad media de los contenidos, disminuye. Tendrán que surgir lentamente nuevas instituciones que establezcan modelos para asegurar la calidad.

Mientras que Carr se basa en estudios actuales de las neurociencias, Shirky confía esperanzado en que encontraremos la manera de lidiar con los contenidos que se generan en la red. Sea como sea, el hecho es que, como siempre, el mundo no deja de cambiar. Lo que no sabemos es si lo hace para bien...

Bueno, pues hasta aquí el primer post después de las vacaciones. Un placer haberlo compartido con vosotros otro amanecer... 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Si te apetece, deja un comentario.

Related Posts with Thumbnails