La formación continuada y su acreditación.

La revista ROL de enfermería publicaba en su número 64 una interesante entrevista a Helena Segura, Secretaria Técnica del Consell Català de Formació Continuada de les Professions Sanitàries y miembro de la Comisión Técnica de Acreditación de la Comisión de Formación  Continuada de las Profesiones Sanitarias del Sistema Nacional de Salud.

Destaco algunas de las consideraciones planteadas en dicha entrevista:


  • Existen varias maneras de mantener la competencia profesional, la realización de actividades formativas es solo una de ellas. Otras aproximaciones se pueden hacer, día a día, aprendiendo en el puesto de trabajo, o formando parte de una comunidad científico-profesional, o por mentoraje o modelos de rol, y con el apoyo de las organizaciones.
  • El sistema de acreditación se articula con la voluntad de orientar a los profesionales, a las organizaciones y a los sistemas de salud hacía aquella formación que les es más pertinente. Esta es la diferencia más notoria respecto a los sistemas europeos y americanos porque en él se tiene en cuenta la calidad de la formación en la asignación de los créditos, es decir, no hablamos de créditos/hora, sino que se trata de créditos cualitativos que identifican la calidad de las actividades formativas mediante la valoración de su planificación docente, su adecuación a las necesidades actuales y al colectivo al que se dirige.
  • El objetivo era apoyar a los profesionales de la salud para cumplir con su compromiso de seguir manteniendo sus competencias y fomentar la confianza pública en la profesión como un todo, ofreciendo garantías de que nuestros profesionales de la salud de hoy siguen siendo los mejores en su ejercicio de la práctica.
  • Qué se valora más ¿los créditos o las horas? Tenemos un sistema que no valora solo las horas de la actividad, sino que las pondera en función de la calidad de la propuesta de la planificación formativa, y le otorga un valor, que son los créditos. El sistema antiguo asignaba un crédito a cada diez horas de actividad, pero ahora una actividad de 30 horas, por ejemplo, puede llegar a tener desde un mínimo de 3 créditos hasta un máximo de 8,4 si la actividad es excelente, en relación al resultado de la evaluación de su planificación docente. Eso se hace a propósito, para que el profesional ante actividades con el mismo número de horas sepa cuál tiene superior calidad.

Bibliografía:


Rev ROL 64 Enf 2012; 35(6):464


1 comentarios:

Publicar un comentario

Si te apetece, deja un comentario.

Related Posts with Thumbnails